Banner-Simon-Blog

Simon Gietl escala la vía Lacedelli (7A) a la Cima Scotoni en solo integral

#ATHLETESTORY

El 18 de octubre de 2018 Simon Gietl completó en solo integral la vía Lacedelli, en la cara sudoeste de la clásica Cima Scotoni de los Dolomitas. En los últimos días, el joven alpinista surtirolés de 34 años ha hablado sobre su ascensión en solitario, consciente de que la noticia sobre su aventura provoca reacciones muy diferentes. Además del logro de completar sin cuerda ni arnés el itinerario de escalada alpina con dificultades de hasta 7A y una pared de 450 metros, el joven del Tirol del Sur reflexiona sobre su tolerancia al riesgo y la importancia de su decisión ante otras.

Simon, que no destaca en la escena por sus ascensiones de riesgo en solitario, explica: «Para mí es uno los ascensos más bonitos de los Dolomitas y en 2003 fue la primera vía difícil, larga y expuesta que realizaba. Hace tres años tuve el placer de acompañar a un cliente en esta vía y fue entonces cuando empecé a pensar como sería escalarla sin cuerda. Continué fijándome en ella durante el ascenso de la vecina «Can you hear me» a la Cima Scotoni; no me deshacía de la idea de escalarla sin ir cargado, solo con pies de gato y la bolsa de magnesio. No hablé con nadie sobre el tema, pero observé de cerca la Lacedelli. Por casualidad, a primeros de octubre, escalé la vía con Klaus Gruber y estuvo muy bien. Entonces sentí que estaba suficientemente familiarizado con la vía y estaba seguro de que la podía hacer sin cuerda. Y lo hice tres días más tarde; disfruté mucho escalando esta maravillosa vía, en la que ya conocía cada agarre y cada paso. Si miro hacia atrás, puedo decir con total seguridad que he escalado vías con cuerda en las que, en general, he estado mucho más expuesto».

La Cima Scotoni es el hombro occidental de 2874 m de la Cima Fanis di Mezzo (2989 m), en el Gruppo di Fanis, y su cara sudoeste expuesta es una de las rutas de escalada más extremas de los Dolomitas. Los primeros en realizar esta ruta fueron los italianos Luigi Ghedina y Guido Lorenzi en 1952 con 17 largos de cuerda.

Simon regresó un par de días después con un fotógrafo. Durante su ascensión en solitario el alpinista no llevaba reloj, pero más tarde vio en su cámara que había escalado la pared entera en 1 hora y 32 minutos.

«Esta ascensión en solitario era muy importante para mí y no cabía duda de que lo quería documentar. Por eso he vuelto con el fotógrafo Christof Ursch y me ha hecho fotos en los puntos clave».

Banner-Simon-Blog-2
Banner-Simon-Blog-1