LANA MERINO

Las expediciones de varios días de refugio en refugio son el plato fuerte del montañismo. Hay que pensar bien qué es lo que hay que llevarse. Debes llevar ropa de repuesto, pero teniendo cuidado de que el peso de la mochila no sea excesivo. Para estos casos, nuestro mejor aliado es la lana merino. Las fibras de esta lana están cubiertas por escamas microscópicas que inhiben de forma natural las bacterias causantes del mal olor. Los productos confeccionados con merino se pueden llevar durante días antes de que empiecen a oler. Las capas base de merino regulan la temperatura corporal y absorben la humedad para protegerte en condiciones frías, húmedas y calurosas. Esto se debe a que el merino puede contener un tercio de su peso en humedad en sus fibras huecas sin dar sensación de humedad. Con 26 micras, la lana de merino tiene un diámetro más fino (la lana convencional tiene alrededor de 40 micras). Esto es lo que la hace tan suave y cómoda de llevar, lo cual contrasta con el picor que mucha gente cree que causa la lana. Además, esta superfibra natural es biodegradable y renovable.

BENEFICIOS

  • protege frente al frío y el calor
  • gestión activa de la humedad
  • inhibe los olores
  • alta comodidad
  • ideal para expediciones de varios días