Anna-St-hr-main

Evolución

#ATHLETESTORY #PUREMOUNTAINGIRLS

El 2019 empezó fuerte. Subí las rutas más difíciles en las que he participado hasta el momento: «Riflessi» y «Cinque Uve», de nivel 8c. Pero lo más importante es que volví a sentirme en forma.

El año pasado fue el más difícil en términos de escalada porque en febrero de 2018 me lesioné la espalda y estuve mucho tiempo sin poder escalar. Antes había sufrido muchas lesiones, pero el pronóstico de esta era diferente. Mientras estaba tumbada en la cama, sin poder caminar, me di cuenta de que mi fisio tenía razón: tenía que hacer algunos cambios para poder curarme. Quería competir en el Campeonato del Mundo de Innsbruck, pero aún más importante era mi deseo de seguir escalando durante mucho tiempo. Como consecuencia, tomé la difícil decisión de dejar de competir, porque los saltos de las bajadas eran de todo menos buenos para mi espalda. Quería ofrecer a mi cuerpo el tiempo necesario para que se recuperase, lo que no resultó precisamente fácil. Cuando volví a escalar por primera vez fue un desastre. Me sentía insegura, como si no fuese yo misma. La escalada había sido siempre algo natural y, de repente, esa sensación había desaparecido. Me esforcé en ir poco a poco y tuve la suerte de contar con la mejor ayuda posible de mi novio Kilian, mi familia, mis amigos y mis fisios.

Llegamos a febrero de 2019. Escalar «Riflessi» fue muy especial porque por primera vez en casi un año me olvidé de la espalda. Me centré por completo en el siguiente movimiento, el siguiente apoyo y en escalar completamente concentrada. Ni siquiera escuché los ánimos que me mandaban mis amigos. Esa sensación de concentración es única y solo se produce cuando tengo entre manos algo de suma importancia para mí. La había experimentado en competiciones y bloques exteriores, pero nunca en escalada deportiva. Cuando terminé esa preciosa ruta de Arco, me sentí plenamente feliz y fue un punto de inflexión después de mi lesión.

Desde que me lesioné han cambiado muchas cosas. Noto que mi espalda no está curada del todo y puede que nunca vuelva a ser la misma, pero cada lesión supone una oportunidad para evolucionar. Es posible que no pueda escalar en bloques tanto como hacía antes, pero me alegra saber que la escalada ofrece muchos aspectos diferentes. En la escalada deportiva o de multilargos, el impacto al caer es mucho menos agresivo para la espalda que en la de bloques. Antes de esta lesión llevaba ya muchas cuerdas atadas a la roca y ya me interesaban otros aspectos de la escalada. Ahora estoy impaciente por explorar en profundidad estas formas de escalada.

Además, sigue habiendo muchas zonas de escalada por todo el mundo que aún no conozco. Después de casi un año sin realizar grandes viajes, estoy deseando salir al extranjero para conocer culturas distintas y explorar la escalada en zonas nuevas. Esta lesión me ha obligado a estudiar otros aspectos de la escalada y me ha impulsado a evolucionar como persona y como escaladora. La escalada deportiva y la de multilargos es mi manera de evolucionar. Quiero disfrutar escalando de todas las maneras posibles y en distintas regiones. De hecho, ya tengo varios proyectos en mente.

Anna-2
Anna-3
Anna-2rSKFHQC3jthKT